,,

No hay mal que por un buen café no venga.

Confesiones de un cafeinómano, Alberto B. 

(Source: escandalos-textuales, via hachedesilencio)